lunes, 9 de noviembre de 2009

Inevitable

Los domingos eran días de muchas cosas de pequeño, pero una de ellas era el periódico y sus suplementos. En mi casa se compraba El País. Un domingo mi padre me hablo de un lugar donde había un muro y la gente tenía prohibido pasar de un lado al otro. No me habló del muro por casualidad. Ese domingo venía en un suplemento de El País un reportaje sobre personas que habían ideado diferentes planes para cruzarlo, la mayoría de ellos muy ingeniosos. Haciendo túneles, con globos caseros o construyendo un coche tan bajito que podía pasar por debajo de la barrera. Yo debía estar encantado con aquellas historias sobre gente que quería pasar de un lado del muro al otro. Así descubrí que existía un muro, que existía el Muro. Pasaron los años y un día como hoy de hace dos décadas el Muro se llenó de agujeros, era un buen final, el mejor, el inevitable. Yo ya hacía dos meses que era mayor de edad, así que también fue inevitable que quisiera ir a ver aquel muro que desde pequeño había alimentado en mi cabeza un montón de historias y que ahora se caía por su propio peso. A los pocos meses llegué a Berlín en tren desde los fiordos noruegos en aquellos viajes por Europa que hacía en verano. Y como era inevitable volví a casa con un trozo de aquel muro que guardo como un tesoro. Supongo que un día le contaré a mi hija todo esto, y espero que cuando ella sea mayor vaya a ver otros muros los cuales se hayan llenado por fin de agujeros. Y por supuesto que inevitablemente se traiga a casa un trocito de alguno de ellos.

3 comentarios:

La Rodriguez dijo...

Qué chulo, fuiste a Berlín a dar la bienvenida a la libertad, y tienes un trozo en casa para recordar que los muros dejan cardenales.
Me encantaría ver los fiordos noruegos algún día, debió ser genial aquel, tu verano.

Un besote, compi

Jose dijo...

El otro día saqué las fotos de ese verano... y casi no me reconozco... besos

La Rodriguez dijo...

Pues estaría chulo que enseñases alguna, yo no te he visto nunca, aunque te imagino guapísimo después de leer esas cosas preciosas que escribes... a ver si te animas y te haces una foto diaria como yo en http://www.dailymugshot.com y lo cuelgas en tu refugio.
Yo me las hago por las mañanas, antes o después de hacerme las reparaciones pertinentes, jejeje.
Un besote, artista!